Oscuro

Soy un hombre oscuro, y de la verdad de esta afirmación sólo dudan los que de mi alma no ven más allá.

Hoy los espejos me ríen la cara pero son nada más que una imagen muerta sobre la pared deshecha.

¿Y quién podrá repetirme los puntos que me han de llevar a la muerte?

Son tan tibias las palabras que me llegan y no son estas de acá.

Los días cuentan sólo de un lado de la calle, pues del otro aún es viernes primero de mayo y todavía está mi mano sobre la cara de Flavia queriendo callar lo que no se puede, lo que se grita a sí mismo como un alarido negro, como una fuente de mierda que nos inunda.

¿Y por qué no es hoy el día que descubre las viejas pesadillas como sueños que ya no son? Si pudiera correr ese trecho que nos mata, si tan sólo fuera un mar lo que nos separa, si no fuera una calle podrida, llena de perros que persiguen autos, de gatos con sangre en las uñas…

Pero hoy es viernes y no primero, sino ocho, siete días después. Nada.

El tiempo es aquello que nos corre por dentro cuando descubrimos que no tenemos sangre, que tratamos a la gente como a perros, o peor, sin saber que lo áspero nos parió, que nacimos de la mirada del diablo y que jamás tendré un relieve que me sobre, una flor que me acompañe, un sendero que se acabe.

Al final todo esto te duele más que a mí, porque las nubes que te forman son de agua, que no se pierde mientras no se llueva sobre mí.

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: