Sombras

El sol me comprende al verme
sumido en la clara mañana
el sol no es esconderá
sino dentro mío
cuando este frío se instale en mi alma.


Y no destellarán sus ojos azules
si vuelvo al otoño -temprano es el alba-
partido en dos para tomarlo todo
con un brazo el viento
con el otro el agua;

y éramos dos los perros
uno de negro pelaje
del otro era negra su alma
y no queriendo lo eran
sino ya perros,
dos sombras heladas.
.

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: