Entre caníbales

Lorena nación de un repollo. Sus padres la vieron chiquita, rosada y débil, la levantaron, levantaron el inmenso repollo, guardaron el repollo en la alacena y a su primer hija en una cuna.
.
A las pocas semanas*, fueron a verla en la cunita, había crecido bastante y como se movía mucho, pudieron ver el enorme pan que tenía bajo el brazo. Levantaron el pan (que estaba bastante duro) y lo guardaron en la alacena.
.
Pasaron los meses** y los padres vinieron a ver qué podían sacar de su hija y no encontraron nada. Se fueron bastante desilucionados.
.
Y así un par de veces más, hasta que su hija no cupo más en su cuna.
.
Como la alacena quedó vacía, Lorena se pudo mudar.
.

.

.
* se había acabado la sopa de repollo.
** se acabó el pan tostado.

Anuncios

3 comentarios

  1. Pobre Lorena… Espero que la alacena haya tenido mejor vsita que su cuna….

  2. e1000luz: no te preocupes, estuvo poco tiempo, hasta que el agua de la olla estuvo a punto. Je.

  3. ¡qué asco!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: