Atardecer en la luna

Cruzar y correr entre el espanto de la bienvenida,
será tal vez el desgano de codiciar
la perpetua inmovilidad de los hornos
fuegos fatuos o fastuosos
temiendo el resurgir de la carne.

Llevarás hacia el vacío infinito tus preguntas deshechas,
y no, no purgarás las ansias de aquel lecho desnudo
teñido en claro cielo
para preservar lo que de sano
tenía en un principio.

Feliz atardecer moviendo las piernas
al compas de aquella, nuestra infame melodía,
esa que ayer nos vio llegar sobre corceles de miedo,
sin presentir siquiera el futuro desconcierto
al verte tan lejos,
tan vacía ya de amores y de odios
de perdones y pecados
de lujuria y de prudencia.

Sólo caben en tus dedos los anillos de la luna
y lunares son los besos
que mi piel aún ostenta
bajo el nombre de recuerdos.

Anuncios

Una respuesta

  1. Hay atardeceres que nos iluminana el alma….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: