Primera cita

– ¿Esta es una cita?- me preguntaste.

Detrás de ese flequillo y ese tapado de mil generaciones estabas vos. Tan pequeña que pensé que si el viento no te llevaba era por el peso de los años de tu ropa.

Sí. Fue una cita. Una coincidencia de voluntades. ¿Una busca?

Toqué tus manos y era verdad que estaban frías. Esos dedos finitos con los que digitás la vida de cierta gente. Vos no lo sabías, pero ese dedo te ancla. Y si te quemaste el dedo fue de puro gusto, como tirarse de una ventana, con la ventaja de que es mucho menos riesgoso.

No nos besamos, y cuando empezaste a hablar de tu ex, fue definitiva nuestra amistad. El sol te mostraba distinta, lejana, ya fuera de mi alcance. Quise irme. Vos también.

Así terminan ciertos encuentros. Así vamos construyendo falsas amistades.

Anuncios

4 comentarios

  1. juaz.

    primera y ùnica cita… (por lo que leo)

    capaz que la minita era dejada por todos los vagos, porque su tapado añejo era muy bizarro. O porque ella era muy insoportable. tal vez. jejeje.

    saludos,

    Charls.

  2. Hay primeras citas “olvidables”…..

  3. o no, a mi me parecio una buena cita

  4. Me encanta como os espresais los Argentinos!!, capta verdaderamente mi atención. Me gusta la forma en la que has enfocado tu Blog, lleno de personalidad e imaginación!
    Un saludo desde Salamanca (España)

    http://www.inaicool.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: