Oración al Sol

Oh, Dios que no te detienes
y en tu marcha admiras lo que creaste
deja en tu siervo un poco de tu calor
-que ya se va, lo veo

Haz brotar con los ojos de quien espero
la misma luz que te nombra
y así sabré sin miedo
de donde alimentarme

En la noche que te niega
he visto rodar caras que han sido
pero no pude ver aquella
que ha de llenar mis días

Oh, Sol no me abandones
a ese invierno que conozco
une con tu luz la senda que
va desde mí hasta ella

Que yo por cien días adoraré en voz alta
tu gloria y magnificencia

Oh, Sol que todo lo ves
Oh, Sol que todo lo ves
Oh, Sol

Este texto me lo mostró su destinataria, A. C. después de cinco años de tenerlo por ahí guardado.

Anuncios

2 comentarios

  1. Conmovedora plegaria a Febo.
    Linda página, pasaré más seguido.
    Lina, vuelta de viaje.

  2. Se te extrañaba, pero al ver lo bien que la pasaste, da gusto que el sacrificio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: