Y yo como si nada

Un corazón rueda por la calle mientras yo escribo estas porquerías

Unas lágrimas más amargas que las mías están mojando un rostro cansado de tanto y tanto sufrir.

¿Cómo arreglarlo si cuando me acerco se rompe? ¿Cómo correr a abrazarla si mis brazos la dañarían más?

Esa nena rubia de la foto con su disfraz de ángel, se ha perdido para siempre. Mi compañera, mi imperfecta mitad durante años, se desangra a cien metros y yo pegando maderitas, eligiendo fotos, comiendo pan, respirando como si nada.

Incluso esta noche dormiré tranquilo, o envuelto en mis propios problemas, ahora tan estúpidos bajo la luz que me tiró a la cara esa tristeza tan profunda que no tiene fondo, donde la veo caer y caer y caer y donde quisiera al menos caer yo también, para dejar de sentir que sigo girando con el mundo, con la radio, con la computadora, con las estúpidas importancias que me desvelan.

Oh, Negrita, he visto tu corazón desarmarse y me estoy muriendo.

Oh, Negrita, si al menos muriendo te salvara de tu angustia.

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: