Desde el fondo

ebrio en el ensueño de recordarte,
deshojo las lentas horas con las manos,
acariciando el pasado que me deja
en un rincón, sin rostro, abandonado.

te has galvanizado a mi mirada,
enarbolando la indiferencia como un hacha,
decapitando cada ruego, cada gesto
con el que me voy perdiendo el respeto.

muerto soy, de una muerte penosa
ni siquiera a mi entierro yo he venido,
por no ver cómo florecen ausencias
alrededor de mi féretro inhabitado.

pero brillan en la niebla de mis días
unos ecos, una insospechada ternura…
¿qué tan firmes serán los pasos
del que viene a pagar mi rescate?

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: