Archive for the ‘Catartas’ Category

Nuevos rumbos
octubre 9, 2011

Cuando uno pone todo de sí en algo y no alcanza, quizás signifique que el rumbo no era el correcto.
A veces sucede que uno se esfuerza, se sacrifica, pone todo su empeño en conseguir un objetivo (un empleo, un título, el corazón de una mujer) y sin embargo no lo alcanza.

Seamos sinceros, estamos lejos de ser perfectos. Coincidamos en que escribir canciones, pintar cuadros, levantarse temprano, gastar dinero y cualquier otra activad que dediquemos a nuestro objetivo puede no ser suficiente. Un pequeño revés puede alejarnos para siempre de aquello que anhelamos.

Quizás eso no signifique otra cosa que aquél objetivo no era el adecuado. Quizás nuestros logros nos esperen al final de otros rumbos, distintos, incluso tal vez más lejanos, pero con total seguridad, nuestros.
Ha llegado el día en que por un momento debemos detenernos, ver cómo se aleja eso que queríamos tanto, despegarnos de él, des-identificarnos con ese fin y mirar a todos lados, pero por sobre todo mirar para adentro, allí donde sabemos que está lo que queremos.

Reorientémonos, busquemos nuevos nortes, nuevos horizontes, nuevos amores.

Mirá bien dentro de tu corazón. Porque allí estoy yo.
Y te espero.

Anuncios

Corre
marzo 15, 2010

por qué no sé entenderte?
porque cada vez que viniste a mí, yo respondí con una actitud negativa?
quién podrá convencerme de que me perdonarás algún día, corazón?
porque destruyo todo lo que toco. ¿por qué destruyo lo que amo?
vete de mí, corazón, corre, corre!
que no te alcance mi amor, porque mi amor no sabe querer, y nos mata.

Elogio de la Sombra
enero 13, 2009

a Nadia López

Quién se atreverá contigo, quién enfrentará lo profundo de tu noche, quién caminará descalzo por tu piel de bronce buscando a tientas el débil latido que inflama tu pecho.

Quién resistirá el negro de tus ojos, el tenebroso mar de tu espalda, el feroz abrazo de tus piernas, tus manos erizadas de clavos. Quién bailará hasta la muerte en el filo de tus labios.

Quién elegirá el espanto, el perpetuo ocaso de pertenecerte, quién canjeará su alma por la condena de vagar tras tus pasos, de nadar en el zumo espeso de tu aliento, de ser tan sólo la sombra de una sombra.

De mares y amores
diciembre 3, 2008

Ya casi me convencí de que no me leés, así que te escribo nomás de pura alegría de pensar que sí, que por ahí me leés, que por ahí te llegan mis saludos. Me gustaría saber si estás bien, si la estás pasando lindo, si estás horneando, si vas a rendir…

Pero claro, ya estás lejos, en otro país, donde mis palabras no llegan. Ya llenamos de agua esta distancia, ya sos mi antípoda transoceánica y ultramarina.

Claro que bien pueda volar hasta tan lejos, voy a ir a visitarte, a llevarte una flor de jazmín, que son las que a mí más me gustan. Me encantaría, pero no me ilusiono, ancho es el mar, y cortas mis alas, oh pobre de mí, cuervo negro…

Quizás si lanzo una botella al mar, con un mensaje en un papel; y la botella rueda estas aguas de asfalto y ripio, esquivando las velas de los colectivos y las motos, trepando las mareas de la diagonal, surcando las lomas para encallar en tu puerta, ajada ya de tal derrotero.

Y entonces se quiebra al chocar tus escalones, pare un origami de letras, tiempo atrás claras e inteligibles, pero un poquito borrosas de tanta humedad…

¿Llegarás a ver esta flor de papel? ¿la encontrarás por casualidad respirando entre las piedras? ¿o acaso dormirá en tu vereda, mustia, como un pájaro muerto o un jazmín olvidado?

Hoy
noviembre 24, 2008

Hoy lloré, patalée, le pegué a las paredes, grité que no, que no, que no podía ser.
Hoy me di media vuelta. Hoy todo fue mal.

No sé por qué soy malo. No sé por qué no me quiero. No sé por qué soy un pelotudo.
No sé por qué no me quedé con lo realmente importante, con lo que quiero guardar.

Siempre ando por ahí arruinando todo. Siempre. Hoy te vi pasarla mal conmigo, como tantas veces últimamente.
Hoy asistí a mi propio derrumbe. Hoy regalé el cachito de dignidad que me quedaba.

Hoy todo se fue a la mierda. Hoy se terminó.
Dos meses. Dos semanas, dos años. No importa.

En cualquier momento me veré hacia atrás y sólo quiero recordarte cuando me besabas.
Cuando me abrazabas, cuando me decías tantas cosas lindas.

Sé que no te voy a volver a ver. Sé que todo terminó.
Sé que la angustia y que la asfixia van a pasar. Sé que estaré mejor.

Pero hoy es hoy, y te extraño tanto…

Mi secreto
noviembre 10, 2008

Nadie lo sabe. Pero cuando escucho tu voz las penas corren a esconderse, la duda se escapa y una sonrisa imparable me crece desde abajo de las costillas. Inesperada, impredecible, tu voz me llega como la lluvia con sol, casi increíble, hermoso regalo que me deja feliz y que me pinta un arco iris en las manos.

Nadie puede saber de dónde viene tu voz que crece como un río arrastrando las penas, lavando las orillas de mi desconcierto, bañándome de una paz que no conocía hasta ahora.

Tengo en mi puño cerrado una piedrita blanca, un secreto. La gente no adivina mientras camino el día con sus horas, que mi amuleto me acompaña siempre. Y sólo me basta con hacer un alto en medio del atropello de oficinistas, mostradores, autos, lapiceras y radios y abrir lentamente la palma en mi oreja derecha, para escuchar de a poquito el murmullo que florece entre mis dedos, tu voz, tan dulce como el color del viento, tan suave como la piel de los pájaros, tan hermosa como el canto fugaz de una estrella que no te voy a contar que vi, porque esas cosas no se cuentan, y el secreto de tu voz, tampoco.

Fragmento 14
agosto 19, 2008

Y mirame a mí hablándote como a cualquier vecina, mostrándote estos versos como si fueran naranjas que te quisiera vender, arrancándome de mí para mostrarte bajo la luz de la conciencia, de la razón, de las inofensivas maneras en las que se saluda la gente de bien por la calle, un pedacito de lo que me pasa cuando pienso en vos.

Totalmente lejos del romanticismo, del sentimiento. Como un médico mostrando una piedra recién extraída de la vesícula: “mire señor, usté estaba al borde, pero no se preocupe, todo estará bien”. Como si pudiera decirte en realidad que no te preocupes, que todo estará bien, que no tendrás que correr de mí, que no tendrás que esconderte. Que el tiempo curará lo que no hace falta que se cure.

…Como si yo supiera cuál es el borde, cuál es el fin que uno de los dos está evitando. Como si yo tuviera qué darte que no fueran naranjas o versos o besos.

Todo estará bien, te lo digo con una mano en el corazón y con el corazón en la boca, no puedo hacerte daño.

Mientras espero
marzo 19, 2008

Imagino tus brazos envolviendo mi cuello
y tiemblo ¿estás ahí?
¿sos ese resplandor dorado que me inquieta?
Espero ese instante con toda mi alma,
con cada poro, con cada cabello.

(más…)

Carta
septiembre 19, 2007

Me doy cuenta de que algo me falta, porque siento la necesidad de escribirte.

Habrás visto que el tiempo hace rato que no pasa, y este papel tendrá sobre sí la diferencia entre esta tarde y la de ayer. Sabrás que estas palabras no adornan pensamientos, sólo dicen de mí lo que me ahoga y me cansa, aquello que no era mío hasta que vos te fuiste. (más…)