Archive for the ‘Instantáneas’ Category

Y yo como si nada
octubre 1, 2009

Un corazón rueda por la calle mientras yo escribo estas porquerías

Unas lágrimas más amargas que las mías están mojando un rostro cansado de tanto y tanto sufrir.

¿Cómo arreglarlo si cuando me acerco se rompe? ¿Cómo correr a abrazarla si mis brazos la dañarían más?

Esa nena rubia de la foto con su disfraz de ángel, se ha perdido para siempre. Mi compañera, mi imperfecta mitad durante años, se desangra a cien metros y yo pegando maderitas, eligiendo fotos, comiendo pan, respirando como si nada.

Incluso esta noche dormiré tranquilo, o envuelto en mis propios problemas, ahora tan estúpidos bajo la luz que me tiró a la cara esa tristeza tan profunda que no tiene fondo, donde la veo caer y caer y caer y donde quisiera al menos caer yo también, para dejar de sentir que sigo girando con el mundo, con la radio, con la computadora, con las estúpidas importancias que me desvelan.

Oh, Negrita, he visto tu corazón desarmarse y me estoy muriendo.

Oh, Negrita, si al menos muriendo te salvara de tu angustia.

Borracho
enero 27, 2009

Ah, sí, lo que es el alcohol, no?
Y eso que lo bajé con las uvas que me regalaste. Increíble el efecto.
Igual estoy mareado. Igual estoy alterado. Me odio. Te extraño. Te quiero.
Quiero cosas. Muchas. Hoy te dije que no. Pero sí.
Quiero cosas de vos. Toda vos quiero. Ambas mitades.
Y lo peor es que te quiero ya.
Tan lejos. Tan cuerda.
Tan sobria.
Y el sueño. El salvavidas que mañana me tirará el arrepentimiento por la cara.
No tengo más crédito. No tengo más nada. Sólo yo y lo insoportable de saberme tal cual.
Soy yo. Soy yo. No soy bueno!
Y alguien llora. Y yo no soy.

Fragilidad
noviembre 2, 2008

Darle de comer a cuatro cachorritos que no son míos.
Ser una basura para alguien que me conoce hace quince años.
Ser una basura para alguien que me conoce hace un año y medio.
Escuchar Los Nocheros todos los días.
Dormir con mi madre.
Ser el chico de y dejar de serlo.

Cosas que me tengo que aguantar, cosas que no decidí para nada.

Voy a salir a emborracharme por todo. Voy a salir a gritar lo que pienso de cada uno de nosotros. Le voy a decir a cuatro mujeres que son mi único amor.

Voy a vomitar sobre mi palabra.
Odiar a mi ex.
Ignorar a mi enemiga.
Usar auriculares.
Dormir en el piso.
Alejarme.

Voy a dejarme caer por fin dentro mío a ver si en el fondo me encuentro, aunque arrastre en la caída litros de vino, de piernas, de lágrimas, y dejar de estar siempre al borde de este abismo que soy y al que me acerco cada vez con paso más firme.

Es de día y está oscuro. Y lloro.

Cambia, todo cambia
octubre 21, 2008

Este último realmente fue un mes de cambios.

Me separé (al final no era tan difícil). Me mudé (y no estoy para nada cómodo). Empecé a trabajar (me estoy empezando a sentir realmente un arquitecto, ya era hora). Dejé la facultad (voy a extrañar mucho, pero mucho a mis compañeros!). Cerré el facebook, el fotolog, el twitter. Ya casi no saco fotos y menos las subo (espero que esto sea pasajero). Me alejé de mucha gente (y es como un sueño) y me acerqué mucho a otra (y es como un sueño).

Realmente no sé qué me espera del futuro y menos de qué depende.

Pero ahí voy. Como siempre, están invitados.

Sensible las pelotas
septiembre 22, 2008

Siempre arruino todas las relaciones que tengo. Acabo de terminar con mi novia de hace mil quinientos años. Y no lo hice bien. Cuando conozco a alguien nuevo, hablo y hablo y hablo y digo cosas que ni me imaginaba que iba a decir. Y la gente no es tonta, tiene memoria, y recuerda (algunas veces es así) cada cosa que le dije. Lo cual no está mal. Con el detalle que yo no me acuerdo de casi nada.

Lo peor de todo es que “supuestamente” sé qué quiero. Pero cuando lo tengo que hacer, ya no lo quiero, o me doy cuenta que nunca lo quise. O algo. Como ahora, que escribo y escribo y escribo ¿para qué? no me doy cuenta de que no hace falta hablar, hace falta actuar. Y ahí es donde fallo. No actúo, me quedo en las palabras.

Entonces, algunas personas dicen: “es que vos sos sensible”. Sensible las pelotas. Soy un miedoso, un cobarde, un quedado que ni siquiera sabe entre qué y qué elegir. Por eso arruino todas las relaciones. Porque no me acuerdo para qué las empecé.

Nadie es profeta en su tierra
septiembre 18, 2008

Últimamente siento mucho rechazo de mi entorno cercano (mi pareja, mi familia) hacia lo que hago, hacia lo que me gusta. Y no sólo rechazo sino que me siento sancionado, castigado. Culpable.

Quizás porque ellos tienen una imagen de mí que es distinta a lo que soy en realidad. Y para mí es muy importante sentir el apoyo de los que me rodean, no porque no tenga fuerzas ni voluntad para hacerlo de todas maneras (antes de ayer casi me mato por hacer unas fotos, y estoy muy contento con el resultado).

Decidí trabajar en casa (gracias a dios tengo varios trabajitos) y rechazar un ofrecimiento en un estudio de arquitectura porque no quería atarme a causas ajenas. No me gusta trabajar para alguien que no sea yo. Quizás sea cierto que en mi familia odian a los jefes. Odian tener jefes. Puede ser. Pero lo hago porque no quiero dejar de lado mi pasión por la fotografía. No creo que sean cosas incompatibles.

Trabajé un tiempo con Ricardo Salim, un gran arquitecto con una obra enorme, que también es un reconocido actor y un gran director de teatro, a la vez.

No es que dude de mí mismo, pero a veces nos gusta que nos apoyen un poquito…

Un poquito grandes ya
agosto 31, 2008

Hola, me acordé de que este sitio lo hice pensando en un depositorio de palabreríos instantáneos -de ahí su nombre- y decidí continuar con tan genial idea (seguramente nunca antes vista)…

Después de la breve introducción explicativa paso a contar: ayer salí a las 8 de la mañana de mi casa y volví a las 12 de la noche. Hazaña para nada loable pero que al parecer despertó cierto tipo de indignaciones no deseadas. Amparada en vaya a saber qué cuestiones de riesgo y seguridad, mi mamá (sí, mi mamá; tengo 30 les recuerdo) me llamó para preguntarme ¡dónde estaba y por qué no volvía! Y lo peor es que yo no vivo con ella.

¿Qué les pasa señoras madres? ¿no ven que sus hijos están, digamos, un poquito grandes ya?
¡Quiero mi vida!

A veces
agosto 3, 2008

a veces quisiera ser un gato,
para andar por los techos,
recorrer silenciosa y descuidadamente
esos lugares a los que nadie presta atención.
espiar a las vecinas, dormir al sol,
velar la luna, descubrir tesoros escondidos,
una ventana abierta, unas plantas,
un retazo de azul o una nube.

a veces quisiera, pero no puedo,
trepar a tu techo y vigilar tu noche,
a veces, mirarte dormir desde tu balcón
mientras la luna te acaricia la espalda.

a veces quisera que seamos gatos,
y en lo alto de tu edificio juntar nuestras uñas,
nuestros dientes,
maullar para desconcierto de los vecinos
y desvelo de los madrugadores.

a veces sueño que sos mi gata fidel,
y entonces creo entender lo que no decís
cuando me mirás largamente.

a veces me duermo y sueño que trepo,
que subo, y que allá arriba estás vos,
esperando…

Amigos de lo ajeno
junio 26, 2008

En el debate sobre el uso no autorizado de la producción ajena en internet, la verdad es que yo me muero de la risa.

No me molesta que utilicen mis imágenes, por ejemplo, para ilustrar otros sitios, aunque el contenido resulte sospechoso, inapropiado, ni siquiera sabiendo que el “usurpador” se beneficia alegremente… total, lo que uno quiere es mostrar su trabajo.

Pero vamos, si vas a utilizar una foto mía, podrías citarme. Si no quisieras citarme, podrías omitir mi nombre, no me molesta tampoco. Además la foto lleva una marca de agua con la leyenda “www.amaliovilla.com”.
Pero podrías no querer que yo figure para nada y entonces recortarías la foto y le quitarías esa marca. Todo bien, pero…
Si lo que querés es llevarte vos el crédito poniéndole un súper cartel con tu nombre, al menos recortá bien la foto, y que no se vea el http://www.amaliovilla.com asomando…

Ay, muchachos…

prueba del delito nº 1
prueba del delito nº 2 (me copó la manera de rebautizar el archivo)
prueba del delito nº 3

Aquí los originales: Desolado

Uno ve cada cosa…

Irresponsables
junio 2, 2008

Por dos días seguidos sufrí las irresponsabilidades de gente que no conozco bien.

Yo soy de la idea de ayudar a todo el mundo, y la gente lo sabe, y me pide ayuda. Y yo dejo de hacer las cosas importantes y le pongo toda la onda para darle una mano completamente desinteresada al que me lo pide. Y generalmente todo sale bien, me siento bien después cuando veo que se generaron cosas lindas, aunque yo no obtenga nada en comparación a los otros.

Pero justo ahora cuando estoy más atareado, la gente que me defrauda. Y capaz que lo hace sin intención, pero me bajonea. Así que por lo menos este mes, bajo la cortina. No estoy para nadie. NADIE.

A veces hay que ser un poquito egoísta. Este es mi mes.